13 de marzo de 2012

Demonología en Mundo de Tinieblas para Vampiro (Pactos demoníacos, Parte I)

En Vampiro un personaje puede hacer un pacto tradicional con un demonio para conseguir más poder. Las facultades que otorgan los demonios reciben el nombre de concesiones infernales. Son una espada de doble filo: otorgan un gran poder, por el que se cobran un elevado precio.

La mayoría de los pactos demoníacos incluyen un trueque, en el que el demonio ofrece poder a cambio de algún servicio. Con frecuencia se trata de un servicio que coincide con los objetivos del personaje. Por ejemplo, si está teniendo problemas con el obispo local, el demonio le ofrece una oportunidad de matarle y conseguir una concesión demoníaca. Estos pactos sirven al interés del demonio: cada vez que un personaje adquiere una concesión, debe someterse a un Supplicium, acercando más su alma al poder del Infierno.


Los pactos demoníacos están clasificados en una escala de 1 a 10, representando el grado de servicio que el personaje le debe al demonio. Un pacto de puntuación 1 es fácil, y la mayoría de los satanistas llevan a cabo muchos servicios de este tipo a lo largo de su carrera, consiguiendo acceso a un amplio surtido de concesiones. Los pactos de otras categoría son mas difíciles de cumplir, pero las recompensas son significativamente mayores. Una vez ha completado un pacto el personaje, puede gastar los puntos de concesiones infernales que ha ganado de la forma que desee.

Pantalla del Narrador de Aquelarre 3º edición
También puede hacerse un pacto para conseguir la ayuda inmediata de un demonio; esta opción es la que suele usar un satanista en gran peligro o seriamente amenazado. Los pactos mas comunes incluyen favores como el trasporte hasta un lugar seguro o el uso de poderes infernales en defensa del satanista. Una vez se ha acordado un pacto, el satanista debe hacer todo lo que este a su alcance para cumplir con su parte, o será enajenado.

Cuando un personaje intenta eludir su obligación en un pacto, su alma es declarada enajenable por el Infierno y los demonios implicados inician su persecución. Algunos mortales pueden conseguir escapar huyendo a suelo sagrado, pero esto es prácticamente imposible para un vampiro. El personaje puede rogar por su no  vida y su alma, acabando de forma mezquina, o enfrentarse a sus perseguidores y caer en gloriosa batalla. Ciertas leyendas dicen que un personaje que evade tres veces a las fuerzas del infierno queda libre de cualquier pacto, pierde todas las concesiones (incluyendo las mejoras logradas con ayuda demoníaca) y puede empezar su propio camino.

Un personaje que escape de las garras del infierno sera blanco del odio de todos lo demonios y el resentimiento de los satanistas: es probable que su vida o no vida se complique mucho a partir de ahora.

En una próxima entrada daré detalles sobre los tipos de concesiones y las formas de valorar las mismas para que dispongáis de unas referencias fiables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario