25 de febrero de 2012

Como narrar y no morir en el intento (I) - Terminar lo que empezamos

Son (por suerte no es mi norma) muchos los narradores que empiezan una partida/campaña y no la terminan. Algo básico que hay que tener en cuenta cuando se es narrador habitual es que "la fama importa". Si habitualmente dejamos las partidas a medias pocos serán los jugadores que nos tomen realmente en cuenta o que estén dispuestos a poner de su parte a la hora de jugar una de nuestras aventuras y por el contrario cuando nos forjamos la fama de "buen narrador" todo el que se ponga en nuestras manos estará más predispuesto a "respetarnos" y todo irá como la seda sin apenas esfuerzo (si, es posible que esté exagerando, pero de verdad: es importante).

Los motivos de abandono de una partida pueden ser muchos pero habitualmente están relacionados con:

- Imposibilidad de quedar (partidas presenciales)
- Bajada de ritmo de respuesta, que termina generando desinterés en la partida (partidas por internet)
- Algo no sale como el narrador o el jugador espera
- Discusiones sobre el reglamento
- Realmente la partida no es interesante

Lo que tenemos que tener en cuenta para evitar esto puede resumirse en:


- Decidir los días en que se queda (partidas presenciales) o el ritmo de juego (partidas por internet), sobre todo decidir el mínimo y no saltárselo nunca (se puede opcionalmente quedar o dejar más mensajes de la cuenta pero nunca menos). Sobra decir que el ritmo mínimo debería ser fácil de cumplir aún en épocas complicadas.
- Dejar muy claro desde el principio las reglas a tener en cuenta o las modificaciones de las mismas
- Cierta flexibilidad tanto por parte de los jugadores como por parte del director (somos humanos, cometemos errores... no es necesario lapidar a nadie por ello)

Todo lo que digo es tremendamente obvio, pero muchas veces no lo tenemos en cuenta y fallamos en lo más básico. Como os podéis imaginar por el título de la entrada esta es la primera de varias (aún no tengo claro cuantas) que estarán enfocadas a ser una orientación para los narradores novatos y una pequeña reflexión para los veteranos. Espero que os sean útiles y si creéis que podéis aportar algo... ¡para eso están los comentarios!

4 comentarios:

  1. A veces las campañas roleras se dejan a medias sin que pueda evitarse. Los jugadores pueden cansarse o el máster puede hartarse y ya. ¿Te ha pasado a ti alguna vez?
    Esta serie de entradas promete ser interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha llegado a pasar, y curiosamente termina ocurriendo cuando el narrador se molesta "demasiado" en intentar complacer al jugador. En el fondo les gusta sufrir :P

      Eliminar
  2. Me uno al interés de Artus.
    A veces los masters más veteranos nos creemos que estamos dirigiendo una partida de la hostia y luego nos preguntamos qué es lo que ha fallado para que algunos jugadores huyan en desbandada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces solo hace falta reflexionar un poco sobre lo ocurrido (aunque otras veces termina pareciendo un verdadero misterio). Espero que estas entradas ayuden :)

      Eliminar